Creemos economías resilientes con un nuevo contrato social


Demasiados de nuestros amigos están sin empleo o tienen empleos inseguros donde no cuentan con bajas remuneradas y muchas veces se exponen a riesgos.

Algunos de nuestros empleos están cambiando o desaparecerán, y existe una creciente sensación de ansiedad respecto a lo que ocurrirá en el futuro, conforme la pandemia del COVID-19 se extiende por todo el mundo.

Las empresas llevan ya demasiado tiempo moviendo los hilos de los gobiernos y cortándolos respecto a los fondos públicos, pensando en su propio interés. Algunas empresas están asumiendo su responsabilidad en esta crisis, pero también sigue habiendo predadores corporativos que la ven como una oportunidad única para sacar provecho de la situación y cuando termine la pandemia surgir como monopolios consolidados.

La gente trabajadora está cargando con el mayor peso de esa crisis, aquellos situados en primera línea y quienes se están quedando sin trabajo.

Hace falta que todos respondamos a la pandemia del COVID-19. Necesitamos un nuevo contrato social entre trabajadores, gobiernos y empresas para que podamos acordar las medidas esenciales a través del diálogo social, de manera que la salud y los cuidados estén garantizados para todos, que la mayoría de la población mundial que no cuenta con protección social finalmente la tenga, y que el estímulo económico llegue a los trabajadores y trabajadoras que lo necesitan y sus familias.

El contrato social se ha roto. Pero juntos podemos crear economías resilientes y escribir uno nuevo.

Tick the boxes of five items in a new social contract that are most important to you and see how your answers compare with the rest of the world.


Signatures: 1.059 / 1.500