Por la democracia en el trabajo: ¡exigimos el derecho de huelga!

Este año será crucial para la democracia: 4.000 millones de personas en más de 60 países acudirán a las urnas en 2024. Incluso en países donde no se celebran elecciones este año, los trabajadores luchan por la democracia en el trabajo, en las sociedades y en las instituciones mundiales.

Este es el motivo por el que el movimiento sindical mundial hace campaña Por la Democracia. Consideramos que sin democracia en el lugar de trabajo no se puede ganar la lucha por sociedades democráticas. Tanto si sus gobiernos celebran elecciones como si no, miles de millones de trabajadores trabajan duro cada día en situaciones mezquinas de dictadura en el trabajo. ¿Su derecho a expresarse libremente? Suspendido en el trabajo. ¿Su derecho a formar un sindicato? Violado en el trabajo. ¿Su derecho a negociar colectivamente? Denegado en el trabajo.

La herramienta más poderosa de que disponen los trabajadores para luchar por esas libertades es el derecho de huelga y a abandonar su trabajo. Las huelgas han desempeñado un papel crucial en la construcción de la sociedad, la promoción de la democracia y el logro de la justicia para los trabajadores en todo el mundo. Es un derecho fundamental que es violado de forma generalizada por los empleadores tanto del sector público como del sector privado.

Durante casi una década, ha habido un bloqueo respecto del derecho de huelga en la Organización Internacional del Trabajo (OIT) entre los sindicatos y los representantes de los trabajadores y los representantes de los empleadores. En una decisión histórica adoptada el año pasado, el Consejo de Administración de la OIT votó a favor de remitir el asunto a la Corte Internacional de Justicia.

Mientras la Corte examina el caso, ¡es hora de pedir a su gobierno que respalde a los trabajadores y apoye la postura de los sindicatos en la Corte Internacional de Justicia!


Para: Delegaciones gubernamentales en la Conferencia Internacional del Trabajo

Los trabajadores y sindicatos de países de todo el mundo luchan este mes por la democracia en el trabajo. Independientemente de las libertades políticas en nuestros países, millones de trabajadores trabajan duro cada día en situaciones mezquinas de dictadura en el trabajo. ¿Nuestro derecho a expresarse libremente? Suspendido en el trabajo. ¿Nuestro derecho a formar un sindicato? Violado en el trabajo. ¿Nuestro derecho a negociar colectivamente? Denegado en el trabajo. Sin embargo, tal vez lo más insidioso es que nuestra herramienta más poderosa de la que disponemos los trabajadores para defender y promover estos derechos también se deniega: nuestro derecho de huelga.

Durante casi una década, ha habido un bloqueo respecto del derecho de huelga en la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que ha mantenido el derecho de huelga en el limbo. Todo ello pese a que la jurisprudencia vigente de la OIT considera el derecho de huelga inherente en virtud de los Convenios núm. 87 (relativo a la libertad sindical) y núm. 98 (relativo al derecho de sindicación y de negociación colectiva).

Finalmente, en noviembre de 2023, el Consejo de Administración de la OIT votó a favor de remitir el asunto a la Corte Internacional de Justicia.

Con motivo de su viaje a Ginebra para asistir a la reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo y su regreso a casa, presentamos esta petición para recordarles a ustedes y a las delegaciones que representan a nuestros países que la democracia real exige democracia en el trabajo, y que la democracia en el trabajo exige el derecho de huelga. ¡Les pedimos que, en calidad de representantes de nuestros países, utilicen su poder para apoyar, actuar y hablar a favor de la postura de los sindicatos y del Grupo de los Trabajadores y apoyen nuestro derecho de huelga!


Signatures: 9 / 1.000